No, el Amor no es un Valor y Simon te cuenta por qué

No, el Amor no es un Valor y Simon te cuenta por qué

Este artículo es una adaptación escrita de un vídeo de Simon L. Dolan.

Simon L. Dolan, creador de la Metodología de CoachingxValores, lleva mucho tiempo atendiendo dudas, consultas y cuestiones de todo tipo. ¡Todas ellas, cómo no, profundamente vinculadas al apasionante mundo de los Valores! Una de las preguntas más repetidas es: ¿es el Amor un Valor? ¿Por qué no se encuentra disponible entre las 51 cartas del juego “El Valor de los Valores“?

La respuesta a esta pregunta es: no, el Amor no es un Valor, ¡y aquí te explicamos por qué!

 

 

¿Por qué el Amor no es un Valor?

¿Por qué el Amor no está reflejado como Valor fundamental en nuestro juego? Bien, si entiendes el Modelo Triaxial de los Valores, y suponemos que es el caso, ¡siempre estás a tiempo de incluir el Amor en tu propio Modelo! Solo tienes que ubicarlo en uno de los tres ejes y asignarle un determinado color, y listos.

Pero la respuesta a por qué, de entrada, no es considerado un Valor es un tanto compleja. En primer lugar, la psicología explica los comportamientos humanos a través de las Necesidades, no de los Valores. Precisamente por eso, el Amor es una parte fundamental en la psicología y a la hora de entender ciertos comportamientos. A fin de cuentas, necesitamos amar y ser amados.

En cambio, para Simon, los Valores son algo más fuerte que cualquier Necesidad. Eso fue lo que le llevó a desarrollar el Modelo de CoachingxValores: poder explicar nuestras conductas en el día a día, no a través de las Necesidades, sino a través de aquello que es más importante para nosotros/as. Esto podría explicar por qué, a veces, dejamos a un lado nuestras Necesidades para poner nuestros Valores como prioridad. Un ejemplo de esto es: “Tengo hambre, y necesito comer. Sin embargo, estoy descubriendo cosas interesantes con alguien, y el Valor de la Curiosidad me empuja a aplazar mi hora de comer para seguir descubriendo“.

 

Además, ¿dónde encaja el Amor?

Ésta es la segunda razón por la que el Amor no forma parte de nuestro Modelo Triaxial de los Valores, contrariamente a otros como la Confianza (nuestro Valor de los Valores).

Y es que, ¿dónde se puede encajar un concepto tan ambivalente como éste? ¿En el eje rojo, el de los Valores Económico-Pragmáticos? Probablemente no… ¡O sí! Porque hay culturas donde el Amor encaja perfectamente ahí. ¿Y en el eje azul, el Ético-Social? Depende a qué cultura le preguntes… ¿Y en el eje verde, el Emocional? Aquí, por supuesto… Pero no solamente el Amor provoca emocionalidad, ¡también la provoca el Desamor, por ejemplo!

Por más que existan distintos tipos de Valores fundamentales, siempre nos resultan sencillamente clasificables dentro del Modelo. En cambio, el Amor es tan complejo que resulta muy difícil de ubicar.

 

¿Quiere decir esto que no puedes incluir el Amor en tu Modelo Triaxial?

¡Absolutamente no! Lo primero, siempre, es la voluntad de tu coachee. ¡Si él o ella insiste en que el Amor es uno de sus Valores Fundamentales, se le permite incluirlo en su Modelo! ¡Faltaría más, la decisión siempre es suya!

Pero hay una consideración importante: una vez contrastados todos los estudios científicos que sirven como base para la Metodología de CoachingxValores, nos damos cuenta de que en ninguno aparece reflejada la palabra Amor, sino otros Valores que cumplen una función similar.

 

Te toca.

¿Estás de acuerdo con Simon, o bien consideras que el Amor es una pieza faltante en el gran rompecabezas de los Valores? ¡Déjanos tu opinión en comentarios, y estaremos más que encantados/as de leerla!

Comentarios

comments

Deja un comentario