Cómo trabajar valores con tu familia

Abuelos, tíos, padres, madres, hijos… No es fácil que todos los miembros de una familia acuerden cuáles son los valores que quieren compartir.

El trabajo con valores requiere de un ejercicio de valentía, pues hablar de lo que nos importa provoca que afloren las emociones que guardábamos.

Sin embargo, el esfuerzo vale la pena.

Piénsalo por un momento, ¿cómo de fácil sería la vida si cada miembro de la familia respetase lo que para el otro es más importante?

Este trabajo con valores promovería el entendimiento mutuo, cerraría las heridas abiertas y generaría un clima de comunicación y confianza.

Así que… ¿Por qué no darle una oportunidad?

En este artículo, te contamos los 6 pasos que debéis seguir para consensuar los valores compartidos de tu familia. ¡Sin dramas ni discusiones!

Además, en este viaje conocerás también cuáles son tus 5 valores más importantes: lo que de verdad te importa en este momento de la vida.

1# Establecer las reglas de juego

Antes de que os pongáis a hablar de valores, conviene buscar un espacio y tiempo en el que pueda tener lugar una reunión de toda la familia.

Esto último es lo más importante: todas las personas han de estar. De nada sirve todo el trabajo si algún miembro no puede asistir al encuentro.

¿Cómo te sentirías si no participaras en los valores de tu familia? Probablemente, pensarías que no te representan. Y eso es un problema.

De la misma manera, procura que la reunión no coincida con una jornada laboral o con otros compromisos: el foco y la energía han de estar aquí y ahora.

Dicho esto, se trata de que creéis un ambiente que invite a hablar con sinceridad. Te recomendamos que sigáis las máximas siguientes:

  • Escucha de principio a fin lo que tenga que decir cada familiar. Es fundamental que no se interrumpa a nadie para respetar su turno de compartir.
  • Tal y como ocurre cuando hacemos una lluvia de ideas, está prohibido opinar acerca de lo que han dicho los demás –por mucho que nos disguste-.
  • Añadid las reglas que consideréis necesarias para continuar. Cada familia es un universo que funciona con sus propias reglas.

Si no tienes muy claro cómo explicar a tus familiares qué son los valores, échale un vistazo a este vídeo. Así lo entenderán sin conocimientos de coaching.

2# Identificar los valores fundamentales individuales

Cada miembro de la familia seleccionará sus 5 valores más importantes y explicará cuáles son las razones que han motivado su elección.

Es determinante que cada persona tenga su propio espacio de reflexión. Todos han de sentir que han tenido tiempo para elegir sus valores.

Para que sea más fácil y divertido, te recomendamos que os apoyéis en el juego de cartas de El Valor de los Valores y sigáis sus instrucciones.

¿Por qué hacerlo con el juego?

Para evitar el autoengaño. Con una lista de valores es más fácil elegir lo que creemos que es mejor en lugar de lo que nos gustaría que fuese.

3# Consensuar los valores compartidos

Cuando ya hayan quedado claros los valores individuales, pasad a consensuar qué valores queréis compartir como familia.

La pregunta es… ¿Qué queréis compartir?

Consiste en poner encima de la mesa aquello que consideráis fundamental como unidad hasta llegar a un consenso de sólo 5 valores.

Podéis dividir este proceso en 2 pasos:

  1. Dejad que cada persona argumente cuáles creen que deberían ser los valores de la familia. Escucha con atención, quizá han visto algo que tú no.
  2. Después, consensuad cuáles deberían ser los valores que compartiréis como unidad familiar. Ha de hacerse en orden y respetando el turno de palabra.

4# Decidir el significado de cada valor

¿Cómo vais a saber que estáis cumpliendo con esos valores en el día a día? ¿Qué ha de pasar para que no se queden en una lista de deseos?

Los valores son sólo palabras cuyo significado depende de cada persona. De ahí que sea imprescindible definir cada uno de los elegidos.

Vamos con un ejemplo.

La comunicación puede traducirse en que cada día, después de cenar, os sentaréis en el sofá para hablar de cómo ha ido el día.

5# Conocer el cumplimiento de cada valor

No te asustes, está chupado.

Con los 5 valores ya consensuados, se trata de que los puntuéis en una escala del 1 al 10 basándoos en su grado de cumplimiento como familia.

No hace falta que os compliquéis con decimales. Muchas veces se trata de que el número responda a lo primero que nos diga el corazón.

De esta manera, ya tendréis un punto de partida, sabréis dónde estáis y detectaréis cuáles son los valores que requieren más atención.

6# Honrar los valores familiares

Finalmente, conviene especificar cuáles son las acciones concretas que se llevarán a cabo para mejorar el grado de cumplimiento de los valores.

Esto es de lo más importante.

Te recomendamos que sigas la estrategia de “el valor de la semana”. Cada semana, elegís 1 de los 5 valores y seguís esta pauta:

  1. Concretad cuáles son las acciones concretas que se harán a lo largo de la semana para llevar a la acción ese valor. ¡Que no se lo lleve el viento!
  2. Decidid quién será el guardián de ese valor. Dicho de otra manera, la persona que velará por que el plan de acción se cumple de verdad.

Este proceso se repite en ciclos semanales.

También os recomendamos que hagáis una auditoria de valores periódicamente. Nuestro consejo es que lo hagáis cada 3 meses.

Los valores que elegimos responden al momento de la vida en el que los encontramos. Si la vida cambia, también lo hacen los valores a trabajar.

También podéis anotar en una pizarra los valores y su grado de cumplimiento. Así tenéis de un vistazo cómo están evolucionando.

Es tu turno

¿Has puesto en práctica estos pasos? ¿Conoces otros métodos para trabajar los valores con tu familia? Cuéntanoslo en los comentarios.

Si estás buscando una guía paso a paso para hacer este trabajo, te recomendamos que eches un vistazo al curso Familia con valores.

En el caso de que haya niños pequeños en la familia, te contamos revisar cómo trabajar los valores de los más pequeños de una manera divertida.

Comentarios

comments

2 comentarios de “Cómo trabajar valores con tu familia

  1. Roberto Páez dice:

    Apliqué el modelo de valores en una sesión inicial de coaching con una pareja joven. El uso del juego El Valor de los Valores fue clave para evitar la confrontación directa sobre las conductas que no se desean del otro. Los pasos sugeridos en este documento se van completando en un proceso que dura varias sesiones. Es preferible dejar espacio para que se asienten las reflexiones y los acuerdos. De esta manera no se apresura la finalización del proceso y se aprovecha el tiempo entre sesión y sesión para que maduren los cambios. (Además, el proceso de tres o seis sesiones previamente acordadas es mucho más rentable para el coach, que la sesión única)

Deja un comentario