Cómo Aplicar la Metodología de Coaching por Valores en Parejas

Si nos importa lo mismo ¿Porque discutimos tanto?

No sé si te suena esta frase, pero me la comentan muchas parejas, cuando las conozco y estamos trabajando en un proceso.

Y de eso te quiero hablar hoy, de los valores aplicados a las relaciones de pareja.

Cuando estamos en una relación, dejamos de estar nosotros solos para pasar a compartir con otra persona nuestro tiempo, nuestras ilusiones y muchas otras cosas.

Pero ¿compartimos nuestros valores también?
Y si es así… ¿de qué manera lo hacemos?

Unas de las claves para el trabajo con valores, que facilitamos en la formación de la Certificación Internacional de CoachingxValores, es que se deben dar tres claves que tienen que ver con los valores para que la relación funcione:

Te quiero contar un caso real de una pareja con la que trabajé hace un par de años, para que puedas entender lo que te estoy comentando de una manera más sencilla.

Vamos a utilizar nombres ficticios, por respeto a su intimidad.

Pedro y Antonia, para ponerte en contexto, llevaban juntos 3 años. Se conocieron tras separarse y cada uno tenía un hijo de su anterior relación.

Las dos primeras claves (conocer sus propios valores y descubrir sus valores compartidos) de las que te he hablado, las lograron con cierta facilidad; había muy buen ambiente entre ellos y parecía que todo iba fluyendo con naturalidad.

Cuando llegamos a la tercera clave, sucedió algo que realmente provocó un antes y un después en la relación.

Estaban intentando, consensuar, uno de sus valores compartidos más importantes para ellos, la familia, pero cada uno de ellos le otorgaba un significado muy distinto.

Para Antonia la familia era compartirlo todo (vivienda, casa, responsabilidades, vacaciones, tomar las decisiones entre ambos…)

Para Pedro, sin embargo, era muy distinto distinto. Familia significaba querer a la otra persona y sentirse querido, respetar sus espacios, y que respeten los suyos, cada uno disponer de una vivienda y no dormir siempre juntos, tener cuentas separadas y disponer en general de una cierta independencia como individuo).

Las visiones eran tan opuestas que a medida que intentaban acercar posturas y conciliar para llegar a acuerdos, se dieron cuenta que para que uno de ellos se sintiera bien en ese valor, la renuncia del otro era demasiado grande.

Durante el proceso entendieron muchas de las cosas que les estaban sucediendo, y que habían provocado que buscaran ayuda en mí como Coach de Parejas; y es que realmente ninguno de los dos estaba dispuesto a renunciar a lo que significaba para cada uno de ellos ese valor, porque de otra manera sentían que no podrían ser felices en la relación y, desde la toma de conciencia y el respeto, pudieron dar el siguiente paso.

Si te cuento todo esto, no es por cotilleo ;), sino que tal y como arrancaba el post, ahora la pregunta que te hago es la siguiente:

¿Realmente sabes lo que cómo pareja os importa en este momento de vuestra relación?

Qué quiere decir que nos importa lo mismo? ¿Has validado lo que significa para cada uno de vosotros cada valor?

Seguro que me has escuchado decir en más de una ocasión que las parejas son dinámicas, como la vida misma. Eso quiere decir que lo que querías o te importaba hace 2 años, puede haber cambiado, y es importante dedicar un tiempo al año para poderlo revisar.

De esta manera, no solo tú tomas más conciencia y te dedicas un tiempo para saber lo que quieres, sino para saber en qué punto esta tu pareja.

Aquí te subo una imagen con mi pareja estas vacaciones, haciendo revisión de nuestros valores compartidos.

Cada año, buscamos una tarde, en un espacio que nos guste, y que podamos estar tranquilos, para revisarlos, hablar, y hacer los cambios y propuesta de acciones.

No hay excusa, para hacerlo sólo necesitas 3 cosas:


Y tú… ¿Cómo haces para consensuar con tu pareja vuestros valores?

Compártelo en comentarios, me encantará leerte y aprender!

Comentarios

comments

Deja un comentario